"Personalidad de la marca, conecta emocionalmente con tu audiencia"

«Si tu marca no es auténtica, tarde o temprano las personas lo notarán y dejarán de seguirte»

Quiero que te sitúes en la posición del cliente en este momento y pienses en las publicaciones de tu marca, la web, el blog y las redes sociales, ¿tus mensajes transmiten la esencia de tu marca y su propósito? ¿Logras conectar emocionalmente con tus clientes?

Si tu respuesta es Sí, te felicito, si tu respuesta es No, no te desanimes, en esta publicación conocerás como puedes mejorar tu interacción con los clientes a través de la personalidad de la marca.

El concepto de personalidad de la marca

Una marca en realidad adquiere valor cuando trasciende lo meramente visual para conectar con las percepciones humanas, con lo que la gente dice, siente y piensa sobre ella.

La conexión a nivel emocional entre las personas, se logra cuando se comparten valores, ideas, sueños, formas de pensar y de expresarse, todas estas son características que componen lo que conocemos como personalidad y es de este concepto de donde surge la idea de dotar a las marcas de un rasgo que logre conectar con sus usuarios, tal como lo harían en la cotidianidad dos individuos.

La personalidad de una marca se ve reflejada diariamente en su interacción con las personas, a través de los distintos canales de comunicación en que distribuye sus contenidos. Para que una marca conecte realmente con su audiencia, es importante que posea una personalidad única, alineada con su propuesta de valor y los intereses de su público objetivo (buyer persona).

«Las relaciones humanas son el principio básico de las marcas exitosas – Miguel Moya»

¿Es realmente importante definir la personalidad de la marca?

Todos los días recibimos miles de mensajes publicitarios que saturan nuestra mente, incluso aunque a veces no lo notemos. Muchos de estos mensajes pasarán desapercibidos y no serán recordados, unos pocos nos resultarán interesantes y lograrán captar nuestra atención, ¿Por qué sucede esto?…

Los mensajes que llaman nuestra atención suelen tener esencia, un estilo distinto y particular de comunicar. Sin saber la razón exacta, logran emocionarnos y transmitirnos ideas con las que comulgamos, es como si pensáramos igual. En realidad esto es gracias a que dichos mensajes han sido preparados minuciosamente, considerando factores como el perfil del público objetivo, el uso de un tono y personalidad que hagan sentido con la manera de pensar y sentir de las personas.

«La gente se olvidará de lo que le dijiste, pero no se olvidará de lo que le hiciste sentir»

Personalidad de la marca y emociones

Las personas que lean nuestros escritos y escuchen nuestros mensajes se olvidarán eventualmente de lo que les dijimos, pero recordarán lo que les hicimos sentir. Una de las razones por las que es importante que la marca cuente con una personalidad propia, es conectar genuinamente con sus usuarios y generarles emociones positivas.

Dotar de personalidad a la marca es humanizarla, darle vida a través de una serie de características que la hacen distinguirse de la competencia.

Determinar y definir la personalidad de tu marca, permitirá estandarizar su identidad visual y verbal, ayudando a orientar las comunicaciones de la empresa en medios digitales e impresos. Esto es importante para guiar el trabajo de las personas a cargo de las estrategias de marketing en la empresa, manteniendo constancia y congruencia en la manera de comunicarnos con las personas.

¿Cómo se puede crear o definir la personalidad de la marca?

Para poder definir correctamente la personalidad de la marca, es importante que tengas en claro cuál es el propósito de tu empresa, no hablo de describir los productos o servicios que entregas a tus clientes, me refiero a que antes de crear la personalidad de tu marca, debes conocer profundamente las cosas que haces, aquello que logra impactar positivamente en las personas y mejora su calidad de vida, dicho de otra forma, debes definir cuál es tu propuesta de valor.

Una vez hecho lo anterior, quiero que imagines tu marca como si fuera una persona real, vamos a atribuirle rasgos que se asocien con tu propuesta de valor. Este ejercicio es algo similar a crear el buyer persona, por lo que debemos hacernos ciertas preguntas como:

  1. ¿Qué edad tiene?
  2. ¿Cuál es su género?
  3. ¿Cuál es su nivel de estudios?
  4. ¿Cuál es su estado civil?
  5. ¿Cuáles son sus valores?
  6. ¿Qué temas le interesan?
  7. ¿Por qué sería querido por las personas?
  8. ¿Cuáles son sus motivaciones?
  9. ¿Cuáles son sus miedos?
  10. ¿Cómo es su carácter?

Es importante tomar en cuenta que no se trata de inventar algo que no somos, sino de encontrar los valores reales con los que queremos que nuestra marca sea reconocida. La congruencia es fundamental al construir la personalidad de la marca, todo lo que hagamos con la marca debe concordar tanto de manera interna como externa, por ejemplo, si decimos que somos innovadores, todo nuestro equipo de trabajo, procesos y servicios deben reflejar eso.

Los arquetipos y su relación con la personalidad de la marca

Ciertos rasgos de la personalidad de la marca que pudimos conocer con ayuda de las preguntas descritas anteriormente, encajan dentro de alguno de los modelos de personalidad conocidos como arquetipos.

Los arquetipos son resultado de ciertos patrones psicológicos que dan lugar a las personalidades, marcan una serie de patrones emocionales y de conducta, que determinan la forma de procesar sensaciones, imágenes y percepciones.

Los 12 arquetipos propuestos por el psicoanalista Carl Gustav Jung, han resultado ser bastante eficaces en el proceso de crear la personalidad de la marca, ya que a través de ellos se puede llegar a establecer una fuerte conexión emocional con el público objetivo, el cual se ve influenciado de forma inconsciente por los arquetipos desarrollados en su psique.

«Elegir un arquetipo que resulte favorable para la empresa, con base en la personalidad del cliente ideal y los valores de la marca, son el inicio para crear vínculos emocionales significativos que puedan traducirse en la fidelización de los clientes»

Consejos finales para seleccionar el arquetipo correto

Tómate el tiempo necesario para elegir la personalidad de tu marca, reflexiona sobre cuál de los 12 arquetipos resulta ser el más favorable y el que se adapta mejor a tu propuesta de valor. Para esto te recomiendo prestar atención a los siguientes aspectos:

    1. Elige un arquetipo que refleje la personalidad de tu cliente ideal.
    2. Toma en cuenta los valores a los que quieres que tu marca sea asociada.
    3. Se coherente con la personalidad que hayas definido.
    4. No pretendas tener varias personalidades, no puedes ser todo para todos.
    5. Mantén la personalidad de la marca en todo momento.

Cuéntame que te ha parecido este artículo y que otros temas te gustaría que tratemos en próximas publicaciones, me gustaría saber como puedo ayudar en el desarrollo de tu negocio o emprendimiento.

Abrazos digitales laughing

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest